El Gobierno de España ha decidido pasar al contraataque para tratar de darle la vuelta a la partida y convertir en un problema para el PP su decisión de no apoyar la prórroga del estado de alarma.

José Luis Ábalos, ministro de Transportes y hombre fuerte del PSOE, ha rematado este lunes la estrategia que ya empezó a aplicar el sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El mensaje es claro: la alternativa al estado de alarma es el caos, por tanto si el PP no lo apoya, aunque sea con una abstención, está eludiendo su responsabilidad de partido de Gobierno, que cogestiona la crisis porque controla autonomías tan destacadas en la pandemia como Madrid.

“El estado de alarma es imprescindible. Y funciona. Hay 22 países con sistemas similares. No hagamos experimentos que podrían acabar en el caos”, ha arrancado Salvador Illa, ministro de Sanidad.

Pero la carga de profundidad la llevaba Ábalos. No aprobar el estado de alarma, incluso con una abstención, es hacerse responsable de los posibles contagios que esta situación caótica podría provocar, ha explicado el ministro. “Pido al PP que no se deje arrastrar por quienes se valen de bulos”, ha señalado en referencia a Vox. “De hacerlo tendrán que responder ante los ciudadanos si hay más contagios”. “¿Se puede el PP abstener? No. Se puede abstener alguien que solo predique el fin de todo y utilice la propaganda, como Vox. Pero el PP es un partido de gobierno, que está gestionando esta pandemia en coordinación con el Gobierno. Nos da igual que se abstenga como que vote no. Sería eludir su responsabilidad. Eso lo puede hacer el partido de Abascal, que cuestiona todo a base de mentiras.

Pero el PP gobierna en Madrid, en Andalucía, en Castilla y León… ¿Cómo me va a pedir a mí el presidente de Castilla y León que no ponga en marcha el AVE, como está haciendo, si no aprueban el decreto de alarma que ampara esa decisión? ¿O cómo pedía el presidente de Murcia el confinamiento total y ahora su partido no apoya el decreto de alarma?”