Tener kilos de más es un problema que afecta muchos aspectos de nuestra salud y estudios recientes encontraron que la obesidad daña la memoria, el aprendizaje y las funciones metabólicas.

Según estudios realizados en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la obesidad afecta los ritmos biológicos del organismo. El investigador Manuel Miranda Anaya, afirma que la obesidad está vinculada a un desajuste de los ciclos circadianos de diversos procesos fisiológicos y metabólicos.

Al realizar estudios en animales, se comprobó que la expresión de genes en organismos obesos se presenta con una intensidad menor o a diferentes horas en comparación con los delgados. Así mismo, se observó cómo se transformaban muchas funciones, principalmente la nutrición y las respuestas conductuales como la memoria, el aprendizaje y el metabolismo.

El investigador explica que la organización temporal que hay entre diversas funciones relacionadas a la ingesta de comida o el metabolismo, están vinculadas a procesos de regulación circadiana. Con la obesidad, las funciones reguladas por los ritmos circadianos tienen que organizarse de forma diferente.

“En el estado de obesidad, esta eficiencia de regulación se vuelve menos y el patrón cíclico o circadiano que tiene se deforma o se pierde”, agrega Miranda.

Fuente.