Para el año 2030, la ONU tiene el objetivo de frenar la epidemia de VIH. El virus de inmunodeficiencia humana, causante de la enfermedad del SIDA, se infecta en las células sanas y se integra en su material genético.

El primer caso curado de VIH se dio en el 2007, cuando un paciente con VIH diagnosticado, recibió un trasplante de células madre que reemplazó sus glóbulos blancos con versiones resistentes al VIH.

A 12 años de ese acontecimiento, se da a conocer otro caso. Un nuevo paciente fue capaz de dejar los medicamentos antirretrovirales, sin ningún signo de que el virus regresara después de 18 meses. El caso fue informado en la revista Nature, a pesar de que el avance ha sido el esperado, se considera aún “prematuro” para declararse como una cura.

Hasta ahora, sólo se ha considerado al primer paciente como un caso de VIH curado, pues más de una década después, sigue libre de VIH. ¿Cuál de todas las cosas que le hicieron fue realmente la que contribuyó a la aparente cura?

De acuerdo al periódico The New York Times, existen más de 37 millones de personas infectadas con el virus alrededor del mundo, de las cuales, 21 millones cuentan con acceso médico para mantener a la enfermedad bajo control.

De acuerdo a la revista Nature, ambos pacientes tenían una forma de cáncer en la sangre que no respondía a la quimioterapia. Así que fue necesario realizar un trasplante de médula ósea a ambos, es éste, sus células sanguíneas serían destruidas y repuestas con células madre trasplantadas de un donante sano.

A pesar de ello, el donador no podía ser cualquiera. El primer paciente tenía una particularidad, un error genético resistente e impide al virus penetrar en la célula. Por ello se le trasplantaron células madre de un donante con la misma mutación y gracias a ello, lleva 11 años libre de VIH.

El segundo paciente, recibió los medicamentos inmunosupresores y dejó de tomarlos en septiembre del año pasado, de acuerdo al Doctor Ravindra Gupta. Médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Cambrige, Reino Unido, quien presentó el hallazgo.

El hombre desarrolló un linfoma de Hodgkin en el 2012 y se le realizó un trasplante de células madre para tratar el cáncer en el 2016. Aunque no se encontraba tan enfermo como el caso del primer paciente, el procedimiento funcionó con éxito. El trsplante destruyó el cáncer sin efectos secundarios dañinos. Las células inmunes trasplantadas, parecen haber reemplazado completamente a las vulnerables, siendo ahora resistentes al VIH.

El Dr. Gupta y su equipo, han informado que el paciente continuará bajo observación médica para poder diagnosticarlo como curado por completo, además brindarán más detalles dentro de esta semana.

La compañía de células madre, utilizadas para este paciente, expresó que este tipo de tratamiento podría usarse solo para un pequeño grupo de pacientes, pues no es posible para todos.

Los investigadores que actualmente trabajan en un avance verdadero, esperan que el interés en las terapias genéticas dirigidas a CCR5 se continúen y puedan aplicarse a un grupo más amplio de pacientes.