Con respecto al caso del feminicidio de Fátima cuyo cuerpo sin vida fue encontrado el fin de semana pasado en Tláhuac-, se registraron fallas y omisiones de parte de las autoridades federales y capitalinas, que facilitaron su desaparición y complicaron su búsqueda en las horas y días inmediatos a que ocurrieron los hechos.

Se trató de una “cadena de negligencias institucionales”, como lo definió la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, que comenzaron desde el momento en que se permitió que a la niña se la llevara una mujer que no era su madre, pero que continuaron con la investigación del caso y con la difusión del DIF capitalino de conflictos familiares que no fueron atendidos.

Hoy es Fátima, ¿mañana quién?: pobladores reclaman medidas de seguridad

Las pistas claves de la indagatoria con las que hoy se cuenta, como el video donde se identifica a la mujer que se llevó a la niña, fueron obtenidas por la familia, no por la policía. Fue hasta después de que se confirmó la muerte de la menor que la Fiscalía difundió las imágenes para ofrecer una recompensa.

Así es como detallan algunas de estas fallas y omisiones, a partir de lo narrado por los familiares de Fátima, que durante días intentaron localizarla, y de lo reconocido por las propias autoridades.

Cabe señalar que tanto el gobierno federal como la Fiscalía capitalina iniciaron investigaciones internas para deslindar las responsabilidades de los funcionarios en los distintos momentos del caso, y en su momento aplicar las sanciones administrativas, e incluso penales, si las mismas resultan graves.

Fátima desapareció aproximadamente a las 18:40 horas del martes 11 de febrero, cuando una mujer que no era su madre pudo llevársela sin mayor problema al salir de la primaria pública Enrique Rébsamen, ubicada en Xochimilco, donde estudiaba.

Esto fue posible, según la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJCDMX) y los familiares de la niña, por la negligencia del plantel al no aplicar algún protocolo o control para la entrega de los niños.

En una conferencia realizada el lunes, la Autoridad Federal Educativa de la Ciudad de México (AEFCM) señaló que sí existe un procedimiento para la entrega de menores que el colegio incumplió, y que se encuentra en el punto 42 de la Guía Operativa para la Organización y Funcionamiento de los Servicios de Educación Inicial, Básica, Especial y para Adultos de las Escuelas Públicas de la Ciudad de México.

Dicho procedimiento incluye disposiciones como la entrega de los menores a los padres previa identificación; o la canalización del niño al Ministerio Público si su familiar no llega en los 20 minutos próximos a su salida. Nada de eso sucedió en el caso de Fátima.