Londres fue la sede ayer de la más importante de las manifestaciones que se hicieron en el continente europeo en favor de políticas más receptivas con los inmigrantes: 100 mil personas se reunieron bajo el lema de “abran las fronteras”.

Pero no fue la única manifestación por la temática en el continente: también en Varsovia, unas 5.000 personas (según un cálculo de los corresponsales internacionales) o 10.000, según los organizadores, se manifestaron contra la acogida de inmigrantes por tratarse de “musulmanes”.

Tal es la demostración de lo encontrado de las posiciones en el continente. Londres, Copenhague y varias ciudades francesas tuvieron manifestaciones masivas a favor de la acogida a miles de refugiados, mientras en Varsovia, Austria, en Hungría o en la República Checa hubo manifestaciones xenófobas.

Este sábado, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, partidario de una línea dura contra los migrantes, se pronunció a favor de un plan de ayuda de 3.000 millones de euros para los países vecinos de Siria –Turquía, Líbano, Jordania– que albergan a cuatro millones de refugiados, para tratar de resolver la crisis.

Hungría, que afirma que más de 180.000 migrantes han cruzado sus fronteras, espera bloquear el paso de los refugiados a partir del 15 de septiembre gracias a una doble alambrada en su frontera con Serbia.

Los ministros del Interior de la UE celebrarán mañana en Bruselas una reunión extraordinaria para tratar de acercar posiciones en un tema que sigue generando una fuerte división en el bloque. Pero, más allá de las discusiones, la solución no termina de cristalizarse ni de tornarse algo general en el continente.

Fuente.

No hay comentarios