Es un gran paso para la visibilidad de una comunidad que ha vivido (y sigue viviendo) una gran discriminación: este martes la Casa Blanca anunció que contrató al primer miembro de su personal abiertamente transgénero: Raffi Freedman-Gurspan.

Freedman-Gurspan, de 28 años, es ya la directora de alcance y reclutamiento para personal presidencial en la Oficina de Personal. La primera empleada transgénero de la Casa Blanca creció en Brookline, una ciudad del estado de Massachusetts. Sin embargo no nació en los Estados Unidos: fue adoptada por su madre judía en Honduras. Sin embargo, según su página de Facebook, no habla español.

Freedman-Gurspan estudió en la Universidad de Boston y sus primeros trabajos dentro de la administración pública fueron en Massachusetts, según se desprende de su perfil en LinkdIn. Con anterioridad se desempeñó como consejera política para el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero, una iniciativa racial y de justicia económica. Los defensores de los transgéneros dicen que es la primera funcionaria con esa condición en prestar sus servicios en la Casa Blanca.

Fuente.

No hay comentarios