El flujo masivo de inmigrantes a Alemania cambiará el país, estimó el lunes la canciller Angela Merkel, que prometió trabajar para que estas modificaciones sean “positivas”.

“Lo que vivimos ahora es algo que nos seguirá ocupando los próximos años, nos cambiará, y queremos que el cambio sea positivo y pensamos que podemos lograrlo”, declaró a la prensa. La canciller se “alegró de que Alemania se haya convertido en un país que la gente asocia a la esperanza, es algo muy valioso si miramos nuestra historia”.

“Alemania, Austria y Suecia no pueden ser los únicos países que acojan a refugiados”, insistió el vicecanciller y ministro de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, en la misma conferencia de prensa. La canciller Merkel insistió en esta idea: “No es posible (para algunos países) decir: ‘no tengo nada que ver con esto’”. Pero “creo que la dinámica de lo que pasa no quedará sin efecto”, añadió.

Alemania desbloqueará 6.000 millones de euros adicionales para acoger a demandantes de asilo y refugiados en 2016, anunció este lunes la coalición en el poder.

Fuente.

No hay comentarios