Más de 70 mineros chilenos suspendieron la noche del martes una huelga que realizaban encerrados a 900 m bajo tierra en una mina privada en demanda de sueldos impagos, tras aceptar un acuerdo con el gobierno que intervino en el conflicto.

Los mineros comenzaron la huelga hace 14 días en el interior de la mina Santa Ana ubicada en la región del Biobío (550 km al sur de Santiago) para exigir el pago de sueldos impagos desde el mes de julio por parte de la empresa SW Curanilahue SA, dueña del yacimiento.

“Que cada uno de estos trabajadores salga sin ninguna novedad y con su integridad de salud y de sus vidas, nos parece un acuerdo óptimo”, dijo Aurora Williams, ministra de Minería, quien se trasladó a la zona donde se encuentra la mina para participar de las negociaciones con los trabajadores.

Los mineros, que habían decidido radicalizar la protesta al bloqueando los accesos a la mina y negarse consumir comida ni agua. Tras lograr el acuerdo los mineros salieron de su encierro caminando, según medios locales.

El presidente del Sindicato de la mina Santa Ana, Luis Chandía indicó que el acuerdo consistió “en un programa de mitigación, basado en cursos de capacitación y pago de manutención, el pago de deudas y otros beneficios sociales“.

Fuente.

No hay comentarios