El propietario y creador de la compañía de juguetes Playmobil, Horst Brandstätter, murió el pasado 3 de junio a los 81 años tras una vida dedicada a los juguetes para niños. Playmobil informó sobre la muerte del creador de una idea que “revolucionó el mercado del juguete y puso una sonrisa en las caras de los niños de todo el mundo”.

Brandstätter, que era conocido entre sus empleados como “HOB y vivía en la localidad bávara de Zirndorf”, acudió diariamente a la oficina hasta el final. “Su compañía – Brandstätter Stiftung & Co. KG, fabricante del juguete clásico Playmobil – era su pasión y su vida”, según dijo la propia empresa en un comunicado.

Brandstätter entró en el negocio familiar en 1952, a los 19 años, y se formó como moldeador. Sus dos tíos eran los que se hacían cargo de la empresa en ese momento pero no pasó mucho tiempo hasta que se dio cuenta de que las máquinas y los métodos de trabajo estaban desfasados. Tenía sólo 21 años cuando se unió como accionista y empezó a promover la innovación dentro de la compañía.

Conocida era también la “aversión de Brandstätter a la frase: “Nosotros siempre lo hacíamos así”, según Playmobil. Tuvo visionarias ideas y coraje para las reformas, que en poco tiempo dieron un significativo éxito económico a la compañía. En 1958 la producción del “hula hoop” se convirtió en un éxito de ventas en toda Europa.

Playmobil recuerda que durante la crisis del petróleo en la década de los 70, Brandstätter “solicitó a su jefe de diseño Hans Beck (1929 – 2009) desarrollar un sistema de juego totalmente nuevo, que se pudiera ampliar constantemente” y cuyo “requisito era lograr la mayor cantidad de valor de juego en una cantidad mínima de plástico”.

El resultado fue una figura de 7.5 centímetros – un caballero, un obrero y un indio, que se presentaron al público como “Playmobil” en la feria del juguete de 1974.

Fuente.

 

No hay comentarios