A partir de los residuos orgánicos de la industria cervecera, sector con una importante presencia en el estado, es posible desarrollar bioplásticos a base de cebada, proyecto innovador desarrollado por la saltillense Fernanda Garza Castro.

Se trata de un plástico 100% biodegradable capaz de descomponerse aproximadamente en un periodo de 90 días, muy poco tiempo en comparación con plásticos tradicionales que tardan hasta 200 años en condiciones propicias. El proyecto forma parte de Biocon, empresa que surge a partir de dos premios nacionales de innovación empresarial con este mismo proyecto. Se trató del Premio Santander a la Innovación Empresarial, dentro de la categoría de Impacto Cocial, y el FRISA al desarrollo empresarial de ITESM.

Sin embargo, este tipo de bioplástico puede ser empleado en todas las áreas a las que se somete cualquier polímero, incluso dentro de procesos industriales como la inyección, termoformado y soplado, entre otros. “Es una opción para promover la sustentabilidad y ayudar al mismo tiempo a que el consumidor sepa que la empresa tiene interés en lograr un cambio y utilizar sus residuos de otra manera”, señaló la egresada del Tecnológico de Monterrey.

En su preparación en un proyecto de productos y procesos sostenibles, trabajó la problemática de la basura en México, donde surgió esta idea.

 

Fuente.

No hay comentarios