La misión europea-estadounidense Solar Orbiter fue lanzada en la noche de este domingo desde Florida con la misión de profundizar el conocimiento sobre el Sol y cómo éste determina el clima espacial que afecta las telecomunicaciones en la Tierra.

La sonda de la Agencia Espacial Europea (ESA), en colaboración con la NASA, partió de Cabo Cañaveral en Florida a las 23H03 locales (04H03 GMT del lunes).

Tras su paso por las órbitas de Venus y de Mercurio, el satélite, cuya velocidad máxima será de 245.000 km/h, podrá acercarse hasta 42 millones de km del Sol, es decir, menos de un tercio de la distancia que lo separa de la Tierra.

La misión será controlada desde Darmstadt, Alemania. Tras el lanzamiento, el equipo realizará tres meses de pruebas para asegurarse de que los sistemas funcionan bien antes de encender los instrumentos in situ.

Los instrumentos serán recién activados en la Solar Orbiter en su primer acercamiento al Sol, en noviembre de 2021.Trabajará en conjunto con la sonda solar Parker de la NASA, lanzada en 2018, pero viajará mucho más cerca del Sol, entrando en la atmósfera interna del astro para ver cómo la energía fluye en su corona.