Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han desarrollado un microimplante hecho de dióxido de titanio con dopamina (TiO2DA), capaz de recuperar la función motora de ratas con hemiparkinsonismo. Un avance que abre las puertas hacia un prometedor tratamiento contra la enfermedad de Parkinson.

“Decidimos encapsular moléculas de dopamina en un microreservorio elaborado por la técnica sol-gel, con una base cerámica (dióxido de titanio, material biocompatible y de bajo costo), el cual permite que el neurotransmisor se mantenga estable por periodos prolongados“, dijo Patricia Vergara, responsable de la investigación.

El microreservorio se implanta en la zona del núcleo caudado, donde se libera, por difusión, la dopamina insertada; es decir, está almacenada en una película delgada con poros a escala nanométrica, a través de los cuales sale de los sitios de mayor concentración a las áreas donde existe menor cantidad de esa sustancia.

En el estudio se observó que después de aplicar el implante en ratas hemiparkinsonianas, al despertar del procedimiento quirúrgico mejoró el deterioro motor preexistente, no había temblor, rigidez ni movimientos lentos; el animal podía nadar, caminar y llevarse el alimento a la boca con cierta facilidad, refirió. Ahora los investigadores esperan que probar la eficacia de este proyecto en primates no humanos y quizá, a partir de ahí, en personas con ese trastorno.

Fuente.

No hay comentarios