Robear es un robot creado en Japón que posee la apariencia de un oso polar de rostro dulce y ojos grandes, tiene la altura de un metro y medio, pesa 140 kilogramos, puede ejercer una fuerza considerable con suavidad.

Tiene incorporado tres tipos  de sensores destinados a calcular la fuerza y la posición necesarios para realizar tareas como levantar a una persona sin que corra peligro de sufrir daños. Cuando es necesario, la base del androide se eleva para evitar que el paciente caiga al suelo, mientras se mantiene en una posición más baja para maniobrar en espacios reducidos como las puertas.

El robot, desarrollado por el instituto japonés de investigación Riken en colaboración con la empresa tecnológica Sumitomo Riko, está pensado para aliviar la carga de trabajo sobre los cuidadores y el personal sanitario y mejorar la calidad de vida de las personas mayores. El aumento de la longevidad es una tendencia global que presenta nuevos retos para los desarrolladores tecnológicos, y cuya incidencia es especialmente significativa en el caso de Japón.

Fuente.

No hay comentarios