Algo que han tratado de dejar en claro es que la suspensión del Mobile World Congress por el coronavirus no está sobre la mesa. Por ahora. El Gobierno, la Generalitat y el Ayuntamiento continúan llamando a la calma. La asociación de operadores que organiza el congreso, GSMA, endurecerá los controles más allá de lo recomendado por las propias administraciones, para evitar el contagio. Así, comprobarán la temperatura corporal de todos los asistentes. Fuentes del Departamento de Salud insinuaron que estas medidas buscan rebajar el miedo entre los participantes, alimentado por el goteo de empresas que han cancelado su asistencia al congreso. Estas son algunas preguntas y respuestas sobre la gestión de la crisis.

¿Qué peso tenían las empresas que han cancelado? Las bajas han afectado al 10% de la superficie de exposición del Mobile. Las compañías que han cancelado tenían que ocupar 12.000 metros cuadrados, según cálculos de Efe a partir de los planos del congreso. Ericsson, uno de los mayores expositores, tenía asignados 6.100. GSMA rechazó informar sobre estas cifras. “La gente participa de muchas maneras, no solo se trata de los expositores”, alegaron fuentes de la asociación. El Mobile esperaba 2.800 empresas.

¿Peligra el congreso? Ni el Gobierno, ni la GSMA ni la Generalitat, ni el Ayuntamiento de Barcelona contemplan este extremo. Las tres administraciones y la organización mantendrán reuniones a diario hasta la víspera de la cita. “No descartamos alguna baja más”, reconoció el consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró. “Estamos preparados para organizar el congreso y actuar ante cualquier sospecha de contagio”, añadió.